Sasamón

SASAMON,  ciudad milenaria, cargada de historia, se halla situada al oeste de la Provincia de Burgos, al piede los páramos castellanos y abriendo el horizonte de la Tierra de Campos, a 33kms. de Burgos, en la Calzada Romana de Burdeos a Astorga, a orillas del Camino de Santiago. Se alimentó del fruto de sus ricas campiñas, sacó de los páramos los materiales nobles de sus artísticas construcciones y les fue colocando magistralmente en el cerro testigo sobre el que se levanta el poblamiento.

Por el término municipal discurre el río Brullés, muy bien dotado para la pesca hasta tiempos muy recientes y en torno al cual se sitúan los parajes más bellos y las tierras más fértiles de la localidad,Dibujo de Francisco Sueza Domenech sobre la colegiata de Sasamón si bien no tiene caudal suficiente oara el regadío agrícola. Un paseo por el monte permite disfrutar de las pocas manchas de roble y encina que aún quedan en el páramo.

El poblamiento se ncuentra apiñado en torno a la Iglesia de Santa María la Real y a la plaza Mayor. Mantiene todo él un rico sabor a tradicional con calles relativamente estrechas pero cómodas, muchas fachadas de piedra y casas blasonadas que han conservado su auténtico valor artístico a pesar de las restauraciones. La piedra es un elemento constructivo que sigue predominando.

Situada a 827 metros de altitud, tiene un clima típicamente castellano de inviernos largos pero no de intenso frío, veranos cortos y un viento norte que en algunas temporadas llega a ser molesto. Teniendo en cuenta los cómodos accesos y la importancia artística de otros núcleos cercanos, no hay que olvidar la visita turística a localidades tales como Olmillos de Sasamón, Grijalba, Castrillo de Murcia, Yudego y Villasandino.

Fundada por los celtíberos con el nombre de Segisamón, adquirió gran desarrollo con la civilización romana. César Augusto asentó allí su cuartel general en la lucha contra los Cántabros, con la "Legio IV".

Testimonios de estas épocas son la infinidad de documentos históricos que se hallan en los Museos Provincial y Parroquial, así como los tres puentes romanos sobre el Brullés y los restos de la calzada.

Enterrados en el subsuelo, se hallan la necrópolis celtibérica y el Campamento romano, en espera de una excavación científica para su descubrimiento.

En los siglos X a XII fué sede episcopal, comenzándose en esa época la artística Iglesia Parroquial de Santa María la Real, declarada Monumento Nacional.

Consta de cinco naves de colosales proporciones, con un claustro gótico, atribuido a Juan de Colonia.

Atesora un sifín de joyas, así en portadas como en imaginería, retablos, tapices, sepulcros y otras piezas de incalculable valor artístico. Entre ellas merece destacar: la Pila Baustismal del s. XV; el Púlpito y los tapices flamencos de s. XVI, la talla de San Miguel, de Diego de Siloé...

En Sasamón, Faro luminoso a la vera del Camino de Santiago, no podrían faltar los motivos jacobeos. Así, además de retablo plateresco dedicado al Santo Apóstol en la Iglesia Parroquial, se halla la tradición de la Ermita de la Vera Cruz (hoy en San Isidro Labrador) donde se halla emplazada una cruz votiva, única en la Cristiandad, por su simbolismo y belleza artística. Cuenta la tradición que los peregrinos, en su ruta a Compostela, hacían un alto en el camino para humillarse ante dicha cruz votiva: de ahí el nombre de Humilladero, que aún conserva la calle, que desemboca en referido lugar.

Sasamón fué además sede de numerosas casas solariegas, cuyos blasones adornan hoy las portadas de innumerables edificios de noble construcción.

Pero SASAMÓN no es solo un archivo de recuerdos históricos. La generosidad de sus hijos ilustres y la colaboración unánime del vecindario han dado como fruto la pavimentación total de calles y plazas, alumbrado moderno y perfecta urbanización, lo que motivó la consecución del Primer Premio en el Concurso Provincial de Embellecimiento del año 1.969.

Al entrar o salir del pueblo el visitante ha de fijar su atención en otros importantes detalles que Sasamñon ofrece, como son el arco y muralla del siglo XV y el arco de San Miguel, que hacen de Sasamón una villa de gran interés histórico-artístico.

Acercaté a ver la interesante exposición de Salaguti, habla con mis gentes, siéntate en la plaza y, por si acaso, te recuerdo que las fiestas de la villa son el día de San Isidro Labrador (15 de mayo) y Nuestra Señora que es la Patrona (o de septiembre), aparte de otras muchas cosas de aficiones y gastronomía que irás descubriendo en tus próximas visitas.

Todo ello unido a su fabulosa riqueza cinegética y de pesca y a su completa dotación de servicios y alojamientos, hacen de SASAMÓN un rincón de indudable interés turístico, cuya visita le recomendamos con unas palabras del poeta Bonifacio Zamora:

También la rosa se cincela. Rosas

son estas piedras. ¿Rosas cinceladas

o piedras por cincelas encantadas

con la virtud de parecer preciosas?

Por pétalos de ojivas, olorosas

artes efunden góticas portadas

en los rosales de las dos arcadas

con sus ramas de claves armoniosas.

No tanto dora el sol los trigales

sobre las dos portadas de su templo.

en plena granazón de espigas rubias

como a estas piedras-rosas que comtemplo

en Sasamón, cantera de rosales

floridos de rosales y de lluvias