Ayalas y Osorios, de Sasamón a Venezuela

Isaac Rilova Pérez

Doctor en Geografía e Historia. UNED

Es sobradamente conocido en nuestra provincia, dentro de la tipología de la arquitectura nobiliaria de la que afortunadamente todavía quedan muestras en nuestros pueblos, el palacio de los Osorio-Villegas, o Casona de Santa Teresa, de Sasamón. Esta noble casona renacentista fue el solar originario de nobles familias que dejaron su impronta en el escudo que campea encima de la puerta principal de este palacio. Allí aparecen tres linajes principales, como son los Ayala Calderón, los Villegas y los Osorio-Villegas que se refunden en el apellido Osorio.

En los manuales de heráldica el blasón de los Ayala muestra dos lobos de sable y bordura de aspas de oro y el de los Calderón cinco calderas de sable en campo de oro. Pues bien, si contemplamos la casona citada de los Osorio-Villegas de Sasamón, observaremos que en el escudo central aparecen, junto a motivos propios de esta familia (Villegas) como son la cruz flordelisada de sable y calderas (Calderón) y castillos en dos cuarteles, un lobo de sable en otro (Osorio y Ayala), bordeado todo el escudo con aspas de oro, en recuerdo de haber tomado parte algunos de los caballeros de este linaje en la conquista de Andalucía con don Fernando III el Santo.

Tamaña coincidencia habla por sí sola de la estrecha relación familiar que unía a los Ayala Calderón con los Osorio-Villegas en las personas de don Juan de Ayala Calderón, doña Beatriz de Osorio y Villegas y don Diego de Osorio y Villegas.

Pues bien, algunos de estos personajes son protagonistas destacados, a finales del siglo XVI, de un viaje a América por motivos familiares. Según un documento del Archivo de Indias de Sevilla, de 1589, Juan de Ayala Calderón, vecino de Sasamón, casado con doña Beatriz de Osorio y Villegas, pide permiso notarial a su mujer para efectuar un viaje a las Indias, a Venezuela, acompañando a doña Beatriz de Medina Herrera1, mujer que es de don Diego de Osorio Villegas, gobernador y capitán general de Venezuela. Este documento nos da pie a preguntarnos quién es Juan de Ayala Calderón, quién es Beatriz de Osorio, quién es Diego de Osorio y Villegas, y quién es, también, Beatriz de Medina Herrera.

 

Juan de Ayala Calderón y doña Beatriz de Osorio y Villegas

Los dos primeros personajes son Juan de Ayala Calderón Alameda, caballero de la Orden de Santiago, casado con Beatriz de Osorio, que es hermana del gobernador de Venezuela. Ambos hermanos, Diego y Beatriz de Osorio fueron hijos del licenciado Martín Gutiérrez de Villegas, señor de la Casa de Villegas en Sasamón, y de doña Beatriz Barba Osorio, de la Casa de los Osorio de Villasandino, apellido que heredaron sus hijos, abandonando entonces el de Villegas por el de Osorio2.

Juan Ayala Calderón y Beatriz Osorio tuvieron al menos cinco hijos: Andrea, nacida en 1577; Juan, nacido el 19 de junio de 1584; Diego, el 6 de agosto de 1585, Pedro, el 7 de diciembre de 1591 y Petronila, el 4 de marzo de 1595. Andrea casa con Antonio de Villegas, hijo de Sancho Ruiz de Villegas y de doña Magdalena de Villegas, vecinos de Villasebil, en el valle de Toranzo en la actual Cantabria, casa matriz de los Villegas peninsulares. Este Antonio de Villegas y Osorio, vecino de Sasamón y Valtierra, probaría nobleza en la Real Chancillería de Valladolid en 1594. Pero volvamos al tema que nos ocupa.

Si Juan de Ayala Calderón, ante el notario de Sasamón, solicita a su mujer una autorización para ir a América, se debe a la petición de su cuñado el gobernador, quien se lo había solicitado por escrito desde Santo Domingo “por ser el deudo más cercano que tiene y con quien podrá ir [su mujer] mejor que con otro ninguno”3. Juan Ayala Calderón tiene, además, que solucionar algunos asuntos con su cuñado y, como es caballero principal “hijodalgo y de calidad”, pide autorización, que se le concede, para a viajar con tres criados. El escrito, a que hacemos referencia, dice así de manera sumaria:

En la villa de Sasamón, a veinte y cuatro días del mes de abril de mil e quinientos y ochenta y nueve años, por ante mi, Martín de Villegas, escribano por el Rey nuestro Señor, del número y concejo de la dicha villa y de los testigos yuso escriptos, pareció presente don Juan de Ayala Calderón, vecino de la dicha villa de Sasamón, e dijo que con el favor e ayuda de Dios nuestro Señor y de su bendita Madre, él tiene determinado de ir a las Indias y partes continentales y a la provincia de Venezuela, que cay [cae]en estas dichas Indias, y por ser como es casado y velado en orden de la santa Iglesia con doña Beatriz Osorio, su mujer [h]abrá como diez u onze años, y para ver de hacer el dicho camino y viaje es necesario que él lleve testimonio del escribano como la dicha doña Beatriz Osorio, su mujer le daba y le dio licencia para hacer el dicho camino y viaje… yo el dicho escribano doy fe e verdadero testimonio que el dicho don Juan en mi presencia pidió a la dicha doña Beatriz Osorio, su mujer, licencia para haber de ir y hacer el dicho camino y viaje, e porque ha de ir acompañando a doña Beatriz de Medina, mujer que es de don Diego Osorio, gobernador por el Rey nuestro Señor de la provincia de Venezuela4.

Casa

     Casa de los Osorio-Villegas

 

Don Diego de Osorio y Villegas y doña Beatriz de Medina Herrera

Los otros dos personajes son Diego Osorio y Villegas, a quien suponemos nacido hacia 1540 en Villasandino, y su mujer, doña Beatriz de Medina Herrera, vecina de Sasamón. Diego de Osorio participó desde muy joven en las campañas de Flandes por espacio de quince años y seguidamente, durante otros nueve, sirvió en la flota de galeras en Italia y en España. Finalmente, tras haber ejercido el cargo de comandante de la flota de galeras de Santo Domingo, en 1582, cargo que desempeñó por espacio de tres años5, fue nombrado gobernador y capitán general de Santo Domingo.

Con tal motivo, Osorio decide que su mujer se traslade a la isla, para lo cual solicita la autorización oportuna, que es concedida mediante Real Cédula firmada en El Pardo el 4 de mayo de 1587, en la cual se “ordena a Pedro Meléndez Márquez, capitán general de la flota de Nueva España, para que lleve consigo a doña Beatriz de Medina y Herrera, esposa de don Diego Osorio, capitán general de Santo Domingo, y la deje desembarcar en uno de los puertos de dicha isla6.

Doña Beatriz, dada su alcurnia, solicitó llevar consigo en este viaje a América a su madre, una hermana, dos criados y dos mujeres de servicio; el valor de mil pesos de oro en cosas necesarias para su servicio y casa; cuatrocientos pesos en joyas de oro y plata labrada; tres esclavos negros; y cuatro criados, dos de ellos casados, con sus mujeres e hijos.

No pudo efectuarse el traslado de doña Beatriz por varias razones, como la lentitud con que todo tipo de relaciones entre la Península y América se llevaban a cabo, teniendo en cuenta las enormes distancias existentes, pero también, y de manera fundamental, porque cayó muy enferma, por lo cual se vio imposibilitada para realizar su pretendido viaje a Santo Domingo7.

La segunda oportunidad, en fin, surgió cuando su marido, el 4 de diciembre de 1588, recibió de Felipe II la nominación como gobernador de la provincia de Venezuela:

Acatando la suficiencia, habilidad y buenas partes de vos don Diego Osorio y los serviçios que me habéis hecho y espero que me haréis, tengo por bien y es mi merced que seáis mi gobernador en la provincia de Venezuela en lugar de don Luis de Rojas, mi gobernador que al presente es de la dicha provincia8.

EscudoEn cumplimiento de la Real Orden, Diego Osorio llegó a esa provincia en mayo de 1589 y se estableció en Caracas, decidiendo que su esposa, doña Beatriz de Medina Herrera, acudiera a reunirse con él en dicha ciudad. Ésta reiteró el escrito de petición de personas y pertenencias que habían de acompañarla, pero desconocemos si se le concedió, o al menos con la rapidez que ella deseaba, puesto que el documento de referencia lo encontramos fechado en el tardío año de 1591.

El caso es que, como hemos relatado anteriormente, doña Beatriz, acompañada de su cuñado Juan de Ayala, resolvió, a mitad del mes de mayo de 1589, salir de Sasamón con destino a América, y está suficientemente probado, por las Relaciones de Pasajeros que se conservan en Sevilla, que don Juan efectuó el viaje con su cuñada, y que, unos meses más tarde, ambos tomaban tierra en Venezuela9.

 

Don Diego de Osorio, Gobernador y Capitán General de Venezuela.

A la llegada de Diego de Osorio a Caracas se encontró con una población que estaba soliviantada contra su predecesor, y tales fueron las quejas que contra él se formularon, que se vio obligado a residenciarle10. Con esto estalló una verdadera guerra civil entre los partidarios de Rojas y Osorio. Para poner fin a las querellas, recurrió a la Audiencia de Santo Domingo, que envió un juez inquisidor, Diego de Legisamon, para depurar los hechos. Era este hombre codicioso, y para sacar mejor provecho a su comisión, encausó y procesó a determinados personajes adinerados, hasta que Osorio se decidió a quejarse a la Audiencia que, atendiéndole como era de rigor, ordenó la retirada de Legisamón.

 

Mapa

             Capitanía general de Venezuela

A consecuencia de las continuas querellas entre los partidarios y enemigos de Rojas, Carballeda, que era el único puerto de mar que comunicaba con la ciudad de Santiago de León de Caracas, como se llamaba la actual Caracas, quedó enteramente despoblado. Viendo Osorio que resultaban inútiles todas sus gestiones para obtener la repoblación de la villa, ordenó la construcción de un fuerte, una atarazana y un muelle. Alrededor de esas instalaciones se fue configurando la localidad portuaria de La Guaira, fundada por Osorio el 29 de junio de 1589. La Guaira es actualmente la capital del Estado de Vargas. En 1593 fundaría las ciudades de Guanaré y Victoria. Mantuvo en general una política de pacificación y trató de evitar los conflictos entre los españoles y la población indígena, intentando controlar los abusos de los encomenderos.

En 1596, por segunda vez, fue nombrado gobernador y capitán general de La Española, “por quanto al presente están vacos (libres) los cargos de mi gobernador y capitán general de La Española, y conviene proveerlos en persona que tenga plática e inteligencia de las cosas de aquella isla…, y porque tengo entera satisfacción de que todas estas partes concurren en vos, don Diego de Osorio, mi gobernador que al presente sois de la provincia de Venezuela, por la presente os elixo y nombro para los dichos cargos de mi gobernador y capitán general de la dicha isla11 .

Un año más tarde, en 1597, fue nombrado presidente de la Real Audiencia de Santo Domingo. En abril de ese año realizó el traspaso de poderes a su sucesor en la gobernación de Venezuela, Gonzalo de Piña Ludueña12. Al parecer, su gobierno fue muy estimado entre la población colonial, que, al término de su mandato, solicitó a la Corona su ratificación en el cargo. Sin embargo, don Diego Osorio y Villegas partió hacia Santo Domingo, donde murió tres años después, el 26 de octubre de 1600. Dejaba un hijo llamado Juan Osorio. Según las crónicas, a su muerte le fue concedido el título de “padre de los pobres” y los esclavos negros de los ingenios13 dominicanos le lloraron en multitudinarias misas públicas.

 

FUENTES:

ADB (Archivo Diocesano de Burgos), Libros parroquiales. Bautizados y casados.

AGI (Archivo General de Indias), Indiferente y Patronato.

 

BIBLIOGRAFIA:

BELLO, Andrés: Resumen de la historia de Venezuela, Linkgua Ediciones, 2005.

BERMEJO DE CAPDEVILA, Mª Teresa: “El Gobernador don Diego de Osorio”, en Boletín Histórico de la Fundación John Boulton, 25 (1971), Caracas, pp. 11-20.

GONZÁLEZ, Eloy Guillermo: Historia de Venezuela, Caracas, Elite, 1930.

MARTÍNEZ MARTÍNEZ, Carmen: La emigración castellano-leonesa al Nuevo Mundo (1517-1700), Valladolid, Junta de Castilla y León, 1993, 2 vls.

MORÓN, Guillermo: Breve historia de Venezuela, Madrid, Espasa Calpe, 1980.

PEREDA LÓPEZ, Ángela: La emigración burgalesa a América durante el siglo XVI, Burgos, CAM, 1999.

RILOVA PÉREZ, Isaac / SIMÓN REY, Jesús: Sasamón. Historia y guía artística, Burgos, Dossoles, 2005-

USLAR PIETRI, Juan: Historia política de Venezuela, Caracas, Maveco Ediciones, 1980.

YANES, Fco. Javier: Historia de Venezuela, Caracas, A. Damirón, 1840.


1 En algunos documentos figura como Beatriz de Herrera y Medina, y en otros, incluso, este último aparece como Molina.

2 ADB. Libros de Bautizados de Sasamón, 1. f. 224

3 AGI, Indiferente, 2064, nº 140

4 AGI, Indiferente, 2064, nº 140

5 AGI, Indiferente, 747, N 64

6 AGI, Santo Domingo, 686, L,4.F.8R

7 AGI, Indiferente 2065, N. 125

8 AGI, Patronato, 293 N. 11,R.1

9 MARTÍNEZ MARTÍNEZ, C.: La emigración castellano-leonesa al Nuevo Mundo (1517-1700), Junta de Castilla y León, Valladolid, 2 vls., tomo 2º, p. 49: “Juan de Ayala Calderón. Sasamón (Burgos). 1589. Tierra Firme (Venezuela). Con su cuñada Beatriz de Herrera y Medina [Indiferente 2098]”. La cita es reproducida en: PEREDA LÓPEZ, A.: La emigración burgalesa a América durante el siglo XVI, Burgos, CAM, 1999, p. 130.

10 En terminología actual, a “expedientarle”.

11 AGI, Patronato, 293 N. 18, R. 11

12 AGI, Patronato, 293 N. 18, R. 5

13 Molinos de caña de azúcar.